Leyendas de Madrid: calle de la Esperanza

Leyendas de Madrid: calle de la Esperanza
Comparte este artículo
Autor: Comentar

leyendas_madrid_mapa

Desde este blog de Madrid y para contar esta historia, nos situamos en el actual barrio de Lavapiés, pero hace muchos, pero que muchos años, cuando no existía nada de lo que hay ahora en la zonaEstamos en el siglo XIV, una época marcada, entre otras cosas, por los nombres de Enrique de Trastámara y Pedro I de Castilla (o Pedro “el Cruel”)Es aquí donde se centra una de las leyendas de Madrid: calle de la Esperanza.

Una noche tranquila, Esperanza, una mujer viuda que vivía en una casa de campo en Madrid, al lado de la calle Ave María, escuchó unos ruidos fuertes, que despertaron a la hermosa dama.

Al asomarse y abrir la puerta, se encontró con un hombre asustado, que al parecer huía de alguien que le perseguíaEsperanza le hizo pasar a casa y allí, el hombre le contó que era Beltrán Duguesclin, el capitán francés que mató a Pedro I de Castilla en MontielAl oir aquello, la mujer se sorprendió, pero no le quedó más remedio que ayudar a aquel hombre temeroso.

En Madrid, los ciudadanos apoyaban a Pedro I de Castilla, y al enterarse de que Esperanza acogió al hombre que había matado a su rey, no tardaron en tomarse la justicia por su mano: quemaron la casa de EsperanzaEl rey Enrique le ofreció una ayuda, que ella desestimó y se marchó a otro lugar a vivir, ya que era una mujer con dinero

.
El terreno lo compró Madrid, y en honor a la hermosa Esperanza, aquel lugar se llamó calle de la Esperanza.

La viuda se marchó no muy lejos de allí, a la actual calle del Marqués de Toca.
Allí se fue con su hija, llamada Esperancilla.
Era esta una muchacha muy guapa, pero su madre la tenía tapada con un pañuelo.
El capitán francés intentó, sin éxito, ver el rostro de la joven.

Al contarle al rey Enrique la belleza de la joven, el monarca intentó por todos los medios ver la cara de Esperancilla.
Después de baldíos intentos, una noche entró en la casa, y a la luz de la luna pudo contemplar la belleza de la hija de Esperanza: entró con deseo y salió como un caballero.
Le puso en el dedo un anillo de la realeza.
Esta casa y esta calle se llamó en la época como calle de la Esperancilla.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: General, Ocio
Comparte este artículo
Comentar


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar