Historias de Madrid: crucifijos del vagabundo de Tajuña

Historias de Madrid: crucifijos del vagabundo de Tajuña
Comparte este artículo
Autor: 1


En nuestro blog de Madrid queremos hacernos eco de todas las leyendas, historias y sucesos curiosos que llegan a nuestros oídos, bien por los clásicos dichos populares, que circulan de boca en boca, o bien por que se encuentran registrados en los librosEn esta ocasión, tenemos historias de Madrid: Crucifijos del vagabundo de Tajuña.

Estos dichos cuentan que en ocasiones, un peregrino llegada a un pueblo, donde era cortésmente ocogidoEn las paredes de estos lugares aparecían pintados sobre las paredes unos crucifijos que nadie era capaz de borrar, de ahí el misterio que rodea este tipo de historias.

Esto sucedió en el Valle del Tajuña, en dos pueblos que recibieron sendos enigmáticos viajeros (o sería el mismo), uno de ellos Campo Real y otro Morata de Tajuña.

En Campo Real, un peregrino dibujó en una sóla noche dos Cristos, con una pequeña anotación en cada uno de ellos: Carabaña y Campo Real (de aquí deriva un “pique” entre estos dos pueblos).

Por otro lado, en Morata de Tajuña también se vió la figura de un “vagamundos”, que tiene más miga y que es el típico dicho de boca en bocaLa historia posiblemente date del siglo XVII, pero nadie sabe afirmarlo con certezaTodo comienza un día lluvioso, cuando un vagabundo se refugia en la yesería del pueblo, al igual que muchos otros hacían

.
Por la mañana, a primera hora, el hombre marchó en silencio.
Cuando llegaron los trabajadores, vieron un Cristo pintado en la pared.
Sorprendidos, lo borraron, pero al día siguiente volvió a aparecer, y así durante varios días.
Esto despertó un revuelo enorme en la zona, y todo el mundo quería ir a verlo.

En honor a tal suceso, en ese lugar se levantó una pequeña ermita, conocida como la ermita del Cristo de la Sala. Hay quien llega a afirmar que este vagabundo era el mismísimo Jesucristo en persona.
Pero lo curiosos es que el Cristo apareció, pasado un tiempo, en un lienzo; y más curioso es aún que ambos Cristos desaparecieron, sin nadie explicarselo.

Historias curiosas, leyendas y dichos que pasan de generación en generación.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: General, Ocio
Comparte este artículo


  • avatar
    José

    En el caso de Morata, se dice que el Cristo fue mandado borrar varias veces por el encargado de la yesería, pero la pintura reaparecía hasta que un día apareció un lienzo del Cristo. Por ello se construlló una pequeña ermita en la calle del Cristo. El lienzo no parece que existiese en 1936 cuando la ermita del Cristo de la Sala fue profanada. Si una talla a la cortaron la cabeza. Ésta fue escondida por una familia en su corral, pero al final de la guerra civil no consiguieron encontrarla. Actualmente la ermita sigue existiendo y está abierta al culto. En ella se celebra la fiesta del Santo Cristo el día 14 de octubre.

Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar