Exposición: Dalí Ilustrador. Sueños en papel

Exposición: Dalí Ilustrador. Sueños en papel
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Además de las más de 1.500 pinturas que creó el genial Salvador Dalí a lo largo de su vida, el gran representante del surrealismo español realizó numerosas ilustraciones para todo tipo de publicaciones que conforman una de sus facetas menos conocidas. La Fundación Canal acoge hasta el día 5 de enero la exposición Dalí Ilustrador. Sueños en papel, un recorrido por tres series gráficas del gran maestro catalán.

En total, el público podrá ver 117 ilustraciones de los denominados “Ciclos Literarios”, divididos en tres series de estampas, todas ellas de la década de los setenta y provenientes de la colección contemporánea de la Fundación Museo de Artes del Grabado a la Estampa Digital (Artes-Riveira/ La Coruña). La exposición tiene un horario de 11 a 20 los laborales y festivos, aunque los miércoles cierra a las 15, igual que los días 24 y 31 de diciembre.

La muestra está dividida según la técnica utilizada por Dalí en cada caso: aguafuerte y tinta, punta seca y sobre papel japonés. La primera parte comprende 80 ilustraciones sobre los Caprichos de Goya de 1799. No en vano, el maestro de Fuendetodos jugó un papel fundamental dentro de las influencias de Dalí, que en este caso convierte en surrealistas las famosas escenas goyescas.

Doce de las ilustraciones de 1974 están dedicadas a las fábulas de La Fontaine de 1668-1694. Con la técnica de la punta seca, Dalí recrea el famosísimo bestiario del autor francés, como sus representativos elefantes con patas de girafa, siempre en tonos suaves y de trazo rápido.

Pantagruel, manejado por Diana de Poitiers, su amada © Salvador Dalí.

Por último, en 1973 Dalí realizó 25 estampas en papel japonés basadas en sexto de los volúmenes que completa el ciclo Pantagruel, novela póstuma atribuida a François Rabelais, publicada en 1564. Dalí se inspira para la ocasión en cómo François Desprez concibió pictóricamente en 1565 dicha obra.
En esta parte de la exposición se puede admirar al más puro genio de Figueras, con líneas eróticas y puro disparate surrealista.

Comparte este artículo